lunes, marzo 22, 2010

Dueños de medios privados de Venezuela evaden el debate / Fracasa convocatoria a convención de la SIP en Aruba


Petra Dos Santos /YVKE Mundial - Mariátegui
22/03/10


Esta organización, que en el pasado decidió los destinos de varios presidentes constitucionales, ante la emancipación de los pueblos de América, luce sola y abandonada. Reunión en Aruba muestra el desprestigio de la organización

La Convención de Medio Año de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que inició el pasado viernes en la isla caribeña de Aruba, evidenció ayer el más notable fracaso en la convocatoria, tanto de invitados como de medios de comunicación.

En las gráficas se puede apreciar la soledad que reinó en todos los espacios de dicha reunión, realidad que demuestra el olvido en el cual está cayendo una organización que en el pasado decidió los destinos de varios presidentes constitucionales, pero hoy ante la nueva emancipación de los pueblos de América, luce sola y abandonada.

La llamada Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), es un organismo integrado por los dueños de las grandes empresas de comunicación del continente americano, que nació en el marco de la Segunda Guerra Mundial y moldeado al antojo de los intereses hegemónicos estadounidenses, en defensa y alianza de los poderes imperiales contra la soberanía de los pueblos latinoamericanos.

Según la historia de la (SIP), el año 1950 fue el más importante para la organización, ya que se refundó y quedó conformada tal y como se conoce en la actualidad, sin la participación de las pocas publicaciones progresistas que inicialmente habían sido incluidas en la sociedad.

Es entonces, a partir de ese año, que se hacen claros los objetivos que la Agencia Central de Inteligencia (CIA), confiere al funcionamiento de esta organización en América Latina.

La (SIP) registra un buen número de agresiones contra Gobiernos constituidos, en consonancia con los intereses imperialistas en la región. Quizás el caso más emblemático de acción desestabilizadora de la (SIP), haya sido el de su campaña de propaganda en contra del Gobierno de Salvador Allende en Chile, derrocado en el año 1973 por la combinación de fuerzas reaccionarias chilenas y la (CIA).

Luego de probar con éxito estos esquemas de propagandas negras contra Gobiernos democráticos y populares, el eje (CIA)-(SIP) continúa aplicándolos en América Latina, siendo obvia su utilización en el caso de Cuba, Argentina, con la presidencia de Néstor Kirchner, y ahora, con la de Cristina Fernández de Kirchner; Bolivia con el gobierno de Evo Morales; Ecuador con el presidente Rafael Correa y Venezuela con la Revolución Bolivariana, impulsada por el presidente Hugo Chávez.

Por esta razón, en sus reuniones anuales escogen como blanco de sus ataques a Gobiernos soberanos que no son incondicionales a las políticas de Estados Unidos, para generar una campaña mediática y desestabilizadora, mientras guardan un silencio encubridor con aquellos Gobiernos leales a sus intereses, aún cuando en esos países se produzcan las más descaradas violaciones a los Derechos Humanos.

En Venezuela, los aliados principales de la Sociedad Interamericana de Prensa son: El diario El Nacional, El Universal, El Correo del Caroní, El Carabobeño, El Bloque de Armas y la página Web de Súmate, organización que mantiene una campaña permanente de descrédito contra las autoridades electorales.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) seguramente convertirá su próxima cita en Aruba, en una provocación contra la soberanía de los pueblos Latinoamericanos.

Dueños de medios evaden debate

Los directivos de medios privados venezolanos eludieron el debate sobre Venezuela. La sucesión de preguntas y cuestionamientos realizados por varios periodistas venezolanos generó un ambiente de cierto nerviosismo que motivó a que los dueños de medios aplacen recién para el domingo la presentación de su informe sobre Venezuela.

Los periodistas venezolanos hicieron preguntas sobre la representación de la SIP y cuestionaron la diferencia de la situación del ejercicio de la libertad de prensa en Venezuela y Colombia.

Rodeado de micrófonos y de varias cámaras de vídeo, Marcel Granier, presidente de las Empresas 1BC (RCTV); declinó responder a las preguntas e increpó a los periodistas "por qué no trabajan por los intereses de Venezuela en vez de defender sólo al Gobierno de Chávez", reseña la agencia de noticias EFE.

En el informe, que se presentará este domingo, los dueños de medios venezolanos indican que la libertad de prensa y de expresión en Venezuela "sigue en franco deterioro".

Al respecto, Marcos Hernández, representante de Periodistas por la Verdad, afirmó: "Aquí se vino con una agenda política (...) El tema central es el caso de Venezuela, con un informe que no aguanta un debate; ellos saben que aquí hay periodistas venezolanos que han venido a confrontarlos y por eso se retiran".

Destacó que aunque los empresarios y editores salieron en búsqueda de gente para lograr asistencia, "no pudieron encontrar a nadie que pudiera defender el informe tan sesgado y banal que vienen a presentar".

Hernández señaló que tras el retiro de este sábado hay la posibilidad de que para la jornada dominical no se deje entrar a los periodistas venezolanos, lo cual tratarán de impedir.

"Si ellos pretenden que mañana (domingo) no nos van a dejar pasar a la plenaria están equivocados (...) No lo vamos a permitir; tendrán que sacarnos con la policía", acotó.

Además, resaltó el doble discurso que llevan los dueños de medios a esta reunión, pues: "Vienen a darse golpes de pecho diciendo que en nuestro país no hay libertad de expresión, pero cuando los medios de comunicación del Estado los van a entrevistar, no dan declaraciones, salen con malas palabras".

"Pero perdieron, porque no aguantan debates, y quieren hacer una trampa para no dejar participar mañana a los periodistas venezolanos", puntualizó.

En la asamblea de la SIP, que se realiza en Oranjestad, capital de Aruba, participan los editores de medios privados como David Natera, director del Correo del Caroní; Marcel Granier, presidente de las Empresas 1BC; Miguel Enrique Otero, director del diario El Nacional; y Guillermo Zuloaga, presidente de Globovisión.

No hay comentarios.: