sábado, setiembre 25, 2010

Perú: Carta de aclaración del dirigente popular Jaime Lastra Dominguez


Foto: (Centro) Susana Villarán y (Der.) Alejandro Donohue de Fuerza Social

Mariátegui
25/09/10


El jueves 16 de septiembre durante el debate entre candidatos a la Alcaldía de Lima Metropolitana, Fernán Altuve, representante del partido fuji-montesinista Cambio Radical con el intento de ensuciar la candidatura de Susana Villarán de la confluencia Fuerza Social (FS) acusó a Jaime Lastra Dominguez, reconocido dirigente social del distrito de Ate -y colaborador del candidato distrital Alejandro Donohue de FS- de pertenecer a Sendero Luminoso y de haber participado en los ochenta en el asesinato de la dirigente de Huaycan Pascuala Rosado.
http://elcomercio.pe/noticia/640360/fernan-altuve-acuso-lista-fuerza-social-ate-conciliar-terrorismo
Mariátegui. La revista de las ideas se solidariza con Jaime Lastra y publica la Carta de Aclaración, donde el dirigente de Huaycán demuestra su inocencia ante los ataques de Altuve y del terrorismo mediático.

------------------------------------

Carta Abierta de Aclaración del compañero Jaime Lastra Dominguez

¡Abajo la guerra sucia!


Carta Abierta:

Estimado Alejandro Donohue, candidato de Fuerza Social en Ate.

Estimados compañeros de la Confluencia.

Compañeros todos:

Frente a la campaña interesada de vincularme con Sendero Luminoso, allá por el año 1986 y de sindicarme, incluso, de que lo sería también ahora, el señor Altuve, representante de la lista de Cambio Radical para las elecciones municipales de Lima, ha incurrido en delito de difamación y calumnia contra mi persona. No le ha importado absolutamente nada el causar daño a mi honorabilidad, a mi buen nombre y a la dignidad de mi familia, con tal de golpear cobardemente la limpia carrera electoral de Fuerza Social.

Esta difamación y calumnia lo ha usado políticamente para pretender DAÑAR la imagen de nuestra candidata Susana Villarán, ahora favorita en las elecciones municipales de Lima, pero NO LO HA LOGRADO, felizmente, porque el pueblo ya sabe que los neoliberales (la derecha más antipopular) quieren evitar a toda costa que llegue al gobierno municipal una alternativa democrática que gobierne con el pueblo en beneficio del mismo pueblo.

La campaña de DEMOLICION CONTRA SUSANA VILLARÁN, que estamos viendo ahora, es solo un anticipo de lo que tienen preparado y que lo lanzaran en los días que quedan por venir, antes del 3 de octubre. Por eso, digo yo, Susana Villarán es la heroica candidata del pueblo de Lima. Desde que comenzó a operarse el milagro de subir en las preferencias electorales, gracias al generoso respaldo de la ciudadanía de Lima, cada semana aparecía un ataque contra Susana Villarán y sus planchas electorales. Pero no han podido detener su avance. La tildaron de “izquierda caviar”, de tener alianza con Patria Roja, de ser la candidata de Ollanta Humala, y, ahora último de tener alianza con Sendero Luminoso. Incluso, hay vociferaciones que la involucran en actos de corrupción cuando fue funcionaria de gobierno, que, obviamente, es cosa totalmente fraguada, maliciosamente para dañarla.

Altuve difamó que mi persona es senderista, que estoy involucrado en la muerte de la Pascuala Rosado y que soy el “camarada Arturo”. Toda esta calumnia suya la quiso sustentar con el informe de la Comisión de la Verdad. Y , como centenares de dirigentes vecinales, yo también apoyo a Fuerza Social y a su candidata Susana Villarán para Lima y Alejandro Donohue para Ate, entonces Altuve difamó también a Susana Villarán y Alejandro Donohue.

Y para demostrar la falsedad, la malicia y su dañina intención política de Altuve, presento ante la opinión pública los hechos verdaderos, a fin de que el lector saque sus propias conclusiones. Y en el caso de ustedes sepan defender la honorabilidad de cualquiera de nuestros compañeros, sean candidatos o no. Esto por amor a la verdad y por nuestra lealtad en la lucha contra la mafia política que estrangula nuestro país.

En el año 1984, junto a cientos de dirigentes y miles de pobladores, fundamos El Proyecto Especial Huaycán, como proyecto de habilitación urbana de la municipalidad de Lima, creado por el Decreto de Alcaldía, dado por el alcalde Alfonso Barrantes Lingan, ya finado. Fui dirigente del Comité de Gestión de este Programa, en su Consejo de Servicios. Por el año 1985 ocupé el cargo de Primer Fiscal del Consejo de Vigilancia de la asociación de pobladores de Huaycán. Y me tocó fiscalizar la gestión del Consejo Directivo Central de Huaycán que fue ganado, en elecciones, por una lista aprista.

Por el año 1986, como parte de mis funciones, había presentado varias denuncias por tráfico de terrenos comerciales y de vivienda, por abuso laboral contra mujeres trabajadores en el PAIT y por el mal uso de ese programa de empleo temporal, donde se obligaba a sus trabajadores a realizar propaganda política a favor del APRA, pues ese año se realizaban las elecciones municipales. Yo había identificado a un grupo del PAIT haciendo una estrella gigante, símbolo electoral del APRA, en uno de los cerros de Huaycán, por la zona C. Y denuncié al responsable de ese equipo ante el Consejo Directivo y lo iba a hacer público ante nuestra asamblea general de presidentes y delegados.

Y que coincidencia, a los pocos días irrumpe en mi domicilio, por la madrugada, un equipo de la policías de la DINCOTE , me toman prisionero de forma abusiva, sin ninguna acusación válida. Ya en la Prefectura me notifican que es por un supuesto delito de terrorismo. Fue un 4 de abril de 1986, cuando me encontraba durmiendo con mi esposa y mi hijo de 2 años.

Como tantos detenidos, presuntos terroristas, fui sometido a interrogatorio intenso, incluyendo tortura sicológica y física, lo cual denuncie ante el Juzgado que vio la causa. En ningún momento acepté o reconocí tener responsabilidad de pertenecer a Sendero Luminoso o cualquier otra organización terrorista. Lo que sí acepté y reconocí, con profunda convicción, fue mi filiación socialista y mariateguista. Tampoco acepté haber participado en acción o propaganda terrorista alguna. Pero, de todas maneras fui internado en el penal de Castro Castro, debido a que el atestado policial me vinculaba, maliciosamente y de manera tendenciosa, a un grupo de aniquilamiento de Sendero Luminoso al cual le imputaban atentados y asesinatos.

Demostrando que no había nada realmente incriminatorio contra mi persona y presentando documentos de mi actuación dirigencial limpia, de no poseer antecedentes delictivos de ninguna clase, y debido a la reclamación de mi libertad por mi comunidad de Huaycán, el Juzgado me concedió libertad condicional luego de pasar seis meses en prisión, condiciones de libertad que cumplí cabal y fielmente ante la ley y la justicia. Luego, de unos meses más, el Juzgado y el Tribunal resolvieron mi absolución de un proceso en el que nada tenía que ver, pues siempre había sido inocente de toda acusación de terrorismo. En ese año había cumplido 27 años de edad.

Pero, lo que no pudo resolver el Poder Judicial fue la estigmatización política contra mi persona. La prensa en el momento de mi detención me presentó como responsable de atentados a entidades públicas y asesinatos a policías, cosa que nunca había cometido ni ordenado contra nadie. Nunca he sido partidario de esas prácticas de terrorismo. De este daño, ninguna prensa dijo que todo había sido falso y, mucho menos, difundió la Resolución de Absolución del Juzgado y del Tribunal.

No faltan dirigentes que son corruptos y ladrones, en todo lugar. En Huaycán he luchado contra esos malos dirigentes. Y esos se encargaban siempre de hacerme mala fama, sacando volantes anónimos que recordaban el estigma político de terrorista. Pero no tenían eco en la mayoría de los pobladores. Por ello, en el año 1988 la zona A de Huaycán me elige como su Secretario General, siendo reemplazado después por la señora Pascuala Rosado, cosa que ocurrió en armonía, incluso como ex dirigentes zonales y siendo dirigentes de base, siempre la apoyamos en la zona para nuestra electrificación domiciliaria. Nunca tuve problemas personales ni tampoco dirigenciales con ella. He publicados el Nº1 y el Nº2 de Cuadernos del Dirigente, donde narro aspectos importantes de la historia de nuestra organización comunal, que son el fiel testimonio de mi posición y de mi filiación ideológica y política, que como puede comprobarse es contradictoria a toda propaganda y acciones terroristas.

Ya en el año 1996 se conoce la noticia de que la señora Pascuala Rosado fue asesinada por Sendero Luminoso. Ella había desempeñado el cargo de secretaria general de todo Huaycán desde 1991 hasta 1993, justamente por su buen desempeño en la zona A. De este repudiable crimen, el cual no fue nada beneficioso para nuestra comunidad, se hizo las investigaciones del caso por la policía y el Poder Judicial, pero que mi persona jamás fue comprometida por nadie, en ese condenable hecho, por la simple verdad de que nada tenía que ver. Nunca fui notificado por la policía ni por Juez alguno, puesto que no había ninguna razón, de hecho y de derecho, que pudiera haberme involucrado en ese repudiable crimen.

Todos estos hechos se encuentran detallados en el informe de la Comisión de la Verdad , que hizo un estudio del caso. Y, como no podía ser de otra forma, en ningún momento se me indica o acusa que yo esté comprometido en el condenable asesinato de la señora Pascuala Rosado.

Yo he seguido sirviendo a mi comunidad, donde vivo desde su fundación, ocupando cargos. Así el año de 1998 fui Presidente de APAFA en el colegio 1236 de Huaycán, luego Presidente del Tribunal de Honor de la Comunidad Urbana Autogestionaria de Huaycán. Y he ocupado también la Secretaria General del Consejo Ejecutivo de Huaycán, entre tantas responsabilidades vecinales, de todas las cuales las llevo con orgullo.

El año 2003, ante la división existente entre pobladores, por culpa de la municipalidad de Ate, asumí la Presidencia de la Comisión Organizadora del Congreso de Huaycán. Los malos dirigentes, apoyados por el alcalde Oscar Benavides Majino se opusieron a mi trabajo, pero el Congreso resultó un éxito, con 426 delegados, pese a que, nuevamente me difamaron y calumniaron de terrorista. Cientos de dirigentes rechazaron la corrupción y el divisionismo provocado por la municipalidad de Ate, que se negaba a reconocer a los legítimos dirigentes, elegidos democráticamente en nuestro Congreso.

Yo por mi parte, presente dos demandas judiciales ante el Juzgado Mixto de Huaycán por delito de difamación contra mi persona. Una contra un dirigente que llevado por la cólera y por los ánimos exaltados entre pobladores, se fue de boca y me incriminó por la radio Enmanuel de Huaycán, diciendo que yo tenía que ver con el asesinato de Pascuala Rosado. El Juzgado determinado que hubo el delito de difamación, ante lo cual yo pedí que ese directivo firme un compromiso de honor, reconociendo que jamás volvería a cometer tal delito. Desde ese momento me llevo muy bien con esa persona, aunque tenemos diferencias políticas. La otra demanda judicial fue contra el alcalde Oscar Benavides, quien fue absuelto porque las pruebas no fueron suficientes a criterio del juzgado, que determinó la comisión de delito de difamación contra mi persona sin establecer al autor de la misma.

En el año 2008 fui elegido Vice Presidente del Comité Electoral de Huaycán. Y por defender la elección democrática del Consejo Directivo en nuestro magno Congreso, sufrimos nuevamente ataques de difamación mediante volantes anónimos acusándonos de terroristas, no solo a mí persona sino a muchos dirigentes. Esta vez el alcalde Enrique Dupuy, desconocía también a nuestros dirigentes elegidos democráticamente.

¿No les parece demasiada coincidencia que ahora sea el candidato Altuve, del mismo partido Cambio Radical, al cual pertenece Dupuy, quien lanza las calumnias y difamación de terrorista en contra mi persona?

Toda esta campaña para dañar a Susana Villarán y Alejandro Donohue, que postulan como alcaldes de Lima y de Ate respectivamente, no tendrá éxito. Así como el pueblo apoyó la causa justa ayer, también la sabrá apoyar hoy.

El sambenito político de terrorista no se lo creen los pobladores, ellos saben que las mafias políticas que llegan a los gobiernos regionales, municipales y central, la utilizan para seguir robando y abusando de los pueblos. Pero debemos siempre educar y aclarar las cosas, sobre todo con nuestra moral limpia y con nuestro trabajo desinteresado en beneficio de nuestra comunidad.

Yo, por razones de trabajo, no me encuentro en Lima. Pero he acortado los días de mi estadía fuera de Lima para poder regresar lo antes posible. AGRADEZCO GRANDEMENTE VUESTRA SOLIDARIDAD. No saben cuánto me angustia el no estar en cuerpo presente junto a ustedes, como siempre lo he hecho, al dar las batallas contra esas mafias políticas, pero mi espíritu socialista estará siempre allí en la batalla.

Debo decirles, que inmediatamente conocida esta difamación, he coordinado las acciones legales pertinentes, las mismas que tienen ya curso. Y las que presentaré oportunamente, dentro del plazo de ley.

Sigamos trabajando duro. ¿Recuerdan el 2% antes de salir en campaña? Vuestro trabajo ha sido compensado por la generosa voluntad de nuestro pueblo, pues ahora estamos en más del 40%. Pero no hay que dormir en nuestros laureles, no debemos jamás confiar en la mafia política; siempre alertas, decididos a defender el voto popular. Defendamos la Confluencia , defendamos a Fuerza Social, defendamos a Susana Villarán, defendamos a Alejandro Donohue, defendamos nuestra condición de luchadores sociales y nuestros ideales, que son dignos porque buscamos el bienestar material y espiritual de nuestro pueblo.


Atte.


Charles Jaime Lastra Domínguez

Septiembre 2010

No hay comentarios.: