viernes, diciembre 03, 2010

Perú: Derechos laborales de trabajadores de la agroindustria se ven mermados mientras que empresas reportan importantes ganancias

Mariátegui
03/12/10


- Ley de Promoción del Sector Agrario de carácter temporal solo ha servido para ser más precario el empleo y recortar derechos laborales
- Expertos sostienen que competitividad del sector no se basa en la ley sino en el rendimiento como ocurre en el caso del espárrago

Trabajadores del sector agroindustrial, centrales sindicales, ONGs, congresistas y Organizaciones de la Sociedad Civil, mostraron su rechazo a la intención de los gremios empresariales de impedir que el Pleno del Congreso apruebe la derogatoria y modificatoria de algunos artículos de las leyes de Promoción de la Exportación No Tradicional (ley 22342) y de Promoción del Sector Agrario (ley 27360).

Karim Flores, representante de la ONG Aurora Vivar, sostuvo que si bien el sector agroexportador es una fuente generadora de empleo, la ley 27360 lo ha hecho más precario, al establecer menos vacaciones, menos indemnizaciones por despido arbitrario y perenniza en la temporalidad a trabajadores que podrían gozar de un trabajo estable.

“La Ley de Promoción del Sector Agrario, que ha alargado su vigencia hasta el 2021, establece una remuneración mínima agraria de S/. 643.87 mensuales, que incluye la CTS y las dos gratificaciones anuales, lo cual equivale a S/. 43.63 mensuales menos que los demás trabajadores. Además rebaja las vacaciones a 15 días y disminuye la indemnización por despido arbitrario. Es decir, no permite que los hombres y mujeres que trabajan en la agroexportación gocen de igualdad de derechos laborales, sino que tienen la carga excesiva de subsidiar con sus menores ingresos parte de la ganancia del boom exportador”, aseveró.

Asimismo explico, que las exportaciones agropecuarias de productos no tradicionales han atravesado por un proceso de expansión y crecimiento por dos décadas y cuyas ganancias no han llegado a las y los trabajadores, quienes actualmente dejan de percibir 94 millones anuales por la existencia de esta ley. Expreso que 179,736 trabajadores que actualmente se encuentran bajo este régimen tendrían la posibilidad de recuperar diariamente un S/.1,45 para alimentar a sus familias.

Juan Herrera, Secretario General del Sindicato de Trabajadores Agrarios del Perú, puede dar testimonio de esta situación, ya que asegura que las empresas agroexportadoras duplicaron su producción en los últimos 10 años gracias a la mano de obra barata de los hombres y mujeres del campo, sin embargo, no respetan sus derechos laborales. “Esa ley solo discrimina a los trabajadores agrarios y sirve de herramienta para que los empresarios vulneren sus derechos y si algún trabajador decide afiliarse al sindicato los empresarios los intimidad y los despiden”, explicó el líder sindical.

Pérdidas versus competitividad

El argumento de los gremios empresariales es que de aprobarse estas modificatorias a las leyes, en síntesis, el sector sufriría un retroceso. Al respecto Alejandra Alayza, Coordinadora Ejecutiva de RedGE, sostuvo que en un contexto en que la economía crece a un ritmo de 8% y el empleo un 5%, resulta imposible pensar que el restituir derechos y beneficios sociales para los trabajadores pueda afectar la agroexportación.

“La competitividad del sector no se basa en esta ley sino en el rendimiento, una muestra de ella es el boom del espárrago. Esta ley se dio a fines del año 2000, sin embargo desde hacía 20 años, ya se daban aumentos significativos en la producción del espárrago y desde 1997 el rendimiento del producto bandera se duplicó y por eso ganó mercados”, recordó la experta.

Pero no solo el problema se ha dado en el sector agroexportador. La puntería de las empresas se ha direccionado primero a que no se aprueben los cambios a la ley 23342, siendo que en este régimen, que apoya a las exportaciones no tradicionales, paga los salarios más bajos del mercado. Situación que no encuentra asidero en los resultados de las exportaciones no tradicionales que han reportado envíos que superan los US$ 7 mil millones al 2008.

Sobre el tema Gerado Olórtegui, Secretario de Defensa de la Federación Textil, sostiene que al igual que en la agroexportación, las empresas del sector textil confecciones no respetan sus derechos laborales, y lo peor es que desvirtúan sus contratos, impidiendo que trabajadores que tienen 5 años laborando en la empresa puedan ser parte estable en la planilla

Apoyarán norma

Por ello, la congresista Gloria Ramos, impulsora del proyecto de ley 02545/ 2007, sostiene que de prosperar la norma, los trabajadores del sector agrario deben gozar de 30 y no de 15 días de vacaciones, que su indemnización en caso de despido de 6 sueldos, sino de 12 sueldos y además deben percibir todos los derechos laborales del régimen laboral privado, sin discriminación alguna.

Ramos recibió el total respaldo de el parlamentario Juan Pari, presidente de la Comisión de Trabajo, quien sostuvo que hará lo posible para que el Pleno apruebe antes que concluya la legislatura la modificatoria a la ley 233342 para así crear un precedente en el sector laboral.

No hay comentarios.: