Header Ads

ad

(video) EE.UU. cierra lazo sobre Irán






Mariátegui
15/10/11


Nuevas sanciones y un mayor aislamiento aguardan a Irán. Al menos eso es lo que se desprende de las declaraciones suscitadas en EE. UU. contra el país islámico, al que culpa de organizar un complot para matar al embajador de Arabia Saudí en Washington y a otros funcionarios diplomáticos. Este martes, la Casa Blanca presentó cargos contra dos ciudadanos iraníes por intentar cometer dichos atentados.

Tanto Arabia Saudí como otros aliados de EE. UU. no descartan dirigirse al Consejo de Seguridad de la ONU en relación a este hecho.

"Vamos a trabajar con nuestros socios internacionales para garantizar el aislamiento de Irán. Este complot es una violación grave del derecho internacional", declaró la Secretaria del Departamento de Estado, Hillary Clinton.

La víspera el fiscal general de EE. UU., Eric Holder, denunció en un comunicado la organización de un complot para matar al embajador Adel Al-Jubeir, y apuntó al gobierno iraní como instigador del atentado. Asimismo, Holder anunció que EE. UU. no va a dejar sin respuesta este intento de perpetrar ataques en suelo americano. Sin embargo, se negó a revelar detalles de la trama y dejó sin respuesta la pregunta sobre si el supuesto plan para asesinar al embajador fue autorizado directamente por las autoridades iraníes o no.

De acuerdo con la Casa Blanca, el plan para asesinar al embajador saudí “indica que existe un plan agresivo del gobierno iraní contra diplomáticos de ciertos países que incluye posibles ataques en EE. UU."

“Este complot demuestra el desarrollo peligroso de algunas tácticas que Irán está utilizando en sus actividades terroristas por todo el mundo. Por lo tanto, creemos que Irán tiene que responder por ello”, dijo este miércoles en una rueda de prensa Victoria Nuland, portavoz del Departamento de Estado, que confirmó la celebración de una serie de negociaciones serias entre el Departamento de Estado y diversos socios internacionales.

Según fuentes diplomáticas, la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Susan Rice, ha iniciado una ronda de encuentros con los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU para tratar el asunto.

El Departamento del Tesoro de EE. UU. anunció la imposición de sanciones contra la aerolínea iraní Mahan Air, a la que acusa de prestar apoyo financiero y de transporte a los servicios secretos del país islámico en la preparación del atentado contra el embajador saudí.

En su declaración el Tesoro relacionó a Mahan Air con los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica, cuyo agente Gholam Shakuri presuntamente está implicado en el complot, según las autoridades estadounidenses. Esta influyente organización militar iraní ha negado toda implicación en estos sucesos.

Arabia Saudí, sólido aliado de EE. UU. en el mundo islámico, condenó "el criminal y abominable intento de asesinar al embajador saudí en Washington".

Por su parte, Teherán rechazó todas las acusaciones, esgrimiendo que Washington sólo intenta manchar su reputación y desviar la atención pública de sus problemas internos.

El experto político Foad Izadi opina que la información promovida por el gobierno norteamericano no tiene sentido. “¿Para qué trataría Irán de asesinar al embajador saudí en EE. UU. con tanta seguridad y servicios de inteligencia que hay allí?”, dijo.

Izadi subraya que la táctica usada por EE.UU. durante toda su historia consiste en crear un enemigo externo, ya sea para afrontar problemas económicos, conflictos internos, manifestaciones u otras dificultades.

No hay comentarios.