Header Ads

ad

Perú: A 20 años de la matanza de La Cantuta, la lucha sigue. Castigo para los asesinos.







 





 




















 No a la impunidad para los criminales del grupo Colina


Mariátegui
22/07/12

Raida Cóndor cuelga en su pecho una foto de su hijo Armando Amaro Cóndor, uno de los estudiantes de la Universidad La Cantuta asesinado y desaparecido por el grupo de aniquilamiento Colina en julio de 1992, como parte de la política sistemática de ejecuciones extrajudiciales que perpetraba el Estado dirigido por Alberto Fujimori y Vladimiro Montesinos.

Durante estos veinte años, la madre de Armando -como el resto de faniliares de las víctimas- no ha cesado en la lucha por conseguir justicia, porque aparezcan los restos de su hijo, porque los asesinos sean procesados y castigados, porque no retornen aquellos años de oscurantismo e impunidad de la dictadura fujimorista, que hoy parece asomarse con la excarcelación y retiro del delito de lesa humanidad para Pinto Cárdenas, ex integrante de este grupo de aniquilamiento (http://bit.ly/NXAMyd).  

Es casi el mediodía del domingo  22 de julio y en el cementerio El Angel de Lima se inicia la romeria hacia la tumba, donde yacen algunos de los restos de los nueve estudiantes y un profesor de La Cantuta. Participan familiares de las víctimas, estudiantes universitarios, activistas de derechos humanos y representantes de organizaciones sociales.

Los familiares y amigos dejan flores, los sicuris acompañan el momento con el sonido de sus zampoñas. Después del silencio, se escuchan palabras de  solidaridad de quienes recuerdan a los caídos.

Francisco Soberón, representante de la Asociación Pro Derechos Humanos (APRODEH), señaló que ratifca el compromiso para seguir acompañándo no sólo a las víctimas de La Cantuta sino también a otros familiares afectados por los crímenes que cometió el grupo Colina. 

"Hay tareas que tenemos para enfrentar la inmunda sentencia de Villa Stein, mañana realizaremos un plantón frente a Palacio de Justicia y seguiremos en la calle, además de acciones como presentar un informe a la CIDH, denunciar a Villa Stein ante el Consejo de la Magistratura".

Asimismo, Soberón agregó que se debe promover la solidaridad contra todas las formas de impunidad.

Erick Vilchez, integrante del movimiento Integración Estudiantil, señaló que el día de hoy que debió servir para seguir construyendo memoria, "por eso como organización rechazamos el fallo infame de Villa Stein, por eso nos  ponernos al servicio de los familiares y de esa noble causa que es la lucha por la justicia y contra la impunidad".

Guillermo Bermejo, militante del movimiento Todas Las Voces dijo que cada vez que los activistas tienen una sentencia favorable, se tumban a un genocida, a una aparato militar, paramilitar, bajan la guardia, "mientras el enemigo no duerme, nosotros si nos vamos a descansar y el fallo de Villa Stein apunta a liberar a más violadores de derechos humanos. Esto nos debe servirnos de reflexión, que cada vez que le ganamos un caso debemos seguir dándole batalla, quedarnos en la puerta de ellos y no dejarlos que se salgan con la suya".

Para Rocío Silva Santisteban, secretaria general de la Coordinadora de Derechos Humanos, afirmó que se tiene que luchar contra la impunidad de los que fueron víctimas del conflicto armado interno pero también de los que están muriendo estos días en los conflictos sociales en Cajamarca y Cusco. "Esto no puede continuar así, unámos los esfuerzos y no separemos las agendas para buscar justicia y equidad en el país", agregó Santisteban.

Por su parte, Jo-Marie Burt, integrante de la Washington Office on Latin America (WOLA), advirtió que en Perú en vez de avanzar en la verdad y la justicia desde que cayó la dictadura de Fujimori, estamos retrocediendo. "Esto nos duele, no sólo por esta última sentencia de Villa Stein, sino también por los procesos judiciales y  por las búsquedas de las personas desaparecidas estancados, por la indiferencia de lo gobernantes, pero igual seguiremos con ustedes para seguir en la lucha".

Fedor Muñoz, hermano del profesor Hugo Muñoz, agradecióo por la solidaridad recibidaen estos veinte años e  indicó emocionado que ante esta tumbas, "nosotros como familiares venimos a reiterar -con el puño en alto-  que vamos a seguir luchando, que no vamos a declinar en la búsqueda de justicia".

Raida Cóndor con lágrimas en los ojos, denuncia que "ahora le quieren rebajar la pena a los asesinos de su hijo. "Villa Stein lo hace para liberar a Fujimori, no lo vamos a permitir,  es un dolor para nosotros y verguenza para el país, no nos va a vencer. Vamos a seguir de pie como estos 20 años, el pueblo no permitirá que liberen a Fujimori ni a los asesinos del grupo Colina".

En el acto cultural participaron con su canto y mùsica comprometida -como todos estos años- los compañeros Norka Monzoni y el  Dùo Takanamanta.. 

Pasaron dos décadas de la matanza de nueve estudiantes y un profesor de la Universidad La Cantuta y la lucha de los familiares por la verdad y la justicia continúa.


Nota de Redacción.- Mañana lunes 23 de julio a las 6 de la tarde, los familiares de las víctimas y activistas convocan a un plantón frente a la sede del Palacio de Justicia en los Héroes Navales del Cercado de Lima, en rechazo a la sentencia del magistrado Villa Stein en favor del grupo de asesinos Colina. Seamos un sólo puño.


No hay comentarios.