Header Ads

ad

Venezuela. Confirman que era una granada lo que David Vallenilla lanzó contra La Carlota


Una granada lacrimógena que se lanza con la mano es el objeto que perdió el joven David Vallenilla en La Carlota y que fue recuperada por un “escudero” que la cubrió con una bandera que portaba como una capa. Esa conclusión es posible tras observar fotografías en gran formato y alta de resolución tomadas en los pocos segundos entre el lanzamiento de un objeto por parte de Vallenilla y su retirada del área, herido por el disparo de escopeta que le hizo un centinela.


Mariátegui *
26/06/17

Las imágenes permiten distinguir en forma más o menos precisa un artificio o granada de gas lacrimógeno que se lanza con la mano y que es conocida en los medios de seguridad pública como “africana” por su color negro, según explicó a LaTabla.com un sargento ya retirado de la GNB.

Todo indica que se trata de un dispositivo que se identifica como APG-111, y es fabricada por CAVIM (la estatal de industrias militares) y su socio español Falken.

Esta versión coincide con un mensaje colgado en twitter por una cuenta de la llamada “Resistencia”, que reconoce que el joven fallecido lanzó una granada pero lacrimógena y que además estaba vacía. Con el mensaje insertó una foto que correspondería con la pieza recuperada.


Eso explicaría la reacción del centinela de la base aérea, quien se habría percatado de que el objeto que intentaba arrojar Vallenilla era un arma potencialmente mortal. Obviamente no podía determinar en esos pocos segundos que era una granada pero de gases. Y mucho menos que estaba vacía.

Sin embargo el sargente de la GNB consultado advirtió que el dispositivo ya vacío lo han venido usando para fabricar artefactos explosivos en forma casera, que son lanzados contra las fuerzas de seguridad con muy alta probabilidad de causar lesiones severas. Eso habría ocurrido el jueves con dos soldados de la Aviación, según reportó el ministro del Interior, Nestor Reverol.

Con base en los datos disponibles cualquier opción sería válida, aunque revelaría inquietantes conclusiones.

1.- La posibilidad de que la pieza estuviera vacía supone que el joven enfermero estaba actuando como una especie de suicida, pues se exponía en forma absurda a ser herido o muerto, como en efecto ocurrió. Además mucho menos tendría sentido la acción del “escudero” de arriesgar su vida para recuperar un elemento inútil y que en todo caso más bien incriminaría al autor del disparo.

2.- La posibilidad de que la granada fuera un arma de fabricación artesanal pudiera ser más consistente. Para Vallenilla tendría sentido intentar el ataque y causar severos daños para cumplir el objetivo de combate. Y también, ante el fallo, para el “escudero” se haría necesario recuperar la pieza y evitar que pudiera usarse como prueba inculpatorio para el muchacho herido. Sin embargo se plantea una inconsistencia respecto a que la pieza cayó al suelo luego de ser lanzada por lo cual debía estallar en cualquier momento. ¿Por qué se arriesgó el “escudero” a recuperar algo que podía herirlo gravemente? ¿O como supo que no iba a estallar?


3.- Hay una tercera posibilidad y es que la información en poder de cada uno de los dos jóvenes fuera distinta. Es decir, que Vallenilla creyera que llevaba una bomba que mataría a los soldados del enemigo, mientras que el “escudero” sabía que estaba vacía y por tanto no estallaría. Es decir, que al enfermero lo habrían enviado como un señuelo para que se convirtiera en una víctima de la represión “en vivo y directo” vía streming y ante las miradas y lentes de decenas de reporteros gráficos locales y globales.

* latabla.com

No hay comentarios.