Header Ads

ad

Perú. Periodismo, el más vil de los oficios


Un teatro paralelo a la realidad venezolana promovida por los medios de comunicación y que va directo a las neuronas de la gente, es la principal herramienta para intentar despojar a un pueblo de su independencia.  

Redacción Mariátegui
02/08/17

Lima.- El periodista Walter Martínez que conduce y dirige el programa Dossier en la cadena TeleSUR, es quien ha definido que "en una guerra existen dos escenarios: un teatro de operaciones real y el teatro paralelo o alternativo al teatro real, que es lo que se muestra a través de los medios de comunicación y que van directo a nuestras neuronas". 

Y la que esta en marcha en Venezuela es una guerra psicológica, de la cual ella es víctima, porque la quieren vender como un país inviable que sólo tendrá orden si es "salvado" por las misiones militares de EEUU, la OTAN y la Unión Europea.

El más vil de los oficios

Los diarios peruanos liderados por los que integran el Grupo El Comercio (que monopoliza el 80% de la prensa escrita) como Trome, Peru21 y Correo, siguen de manera fiel el guión urdido por las corporaciones transnacionales para vender la imagen de una aparente guerra civil, hambruna y crisis humanitaria en Venezuela.


Y de esta manera justificar una intervención militar para saquear los recursos naturales como el petróleo, el gas, los minerales y apoderarse de una de las zonas con mayores reservas de agua dulce del mundo.



Cuando lo que hay es una guerra económica complementada con actos terroristas (con ralas manifestaciones en zonas residenciales de Caracas, que se maquillan gracias a las tomas en primer plano de las agencias noticiosas) como el ocurrido el domingo 30 de julio en Altamira, cuando manifestantes opositores lanzaron un artefacto explosivo a la Policía Nacional Bolivariana.


Los medios de comunicación presentaron la foto como si se tratase de un acto de represión de una "dictadura" contra los "pacíficos protestantes", cuando lo que ocurrió fue un acto terrorista, que por ejemplo en Perú tiene castigos hasta de cadena perpetua. 



Pero hay un país que ya decidió a sus representantes a la Asamblea Nacional Constituyente, que hará irreversible los avances de la actual Constitución, sembrada por el Comandante Hugo Chávez, quien abrió un boquete en la historia de América Latina con el que despertaron los pueblos.

A eso le temen, a que en cualquier lugar del continente pueda repetirse la historia de la Revolución Bolivariana. Su objetivo, tratar de impedirlo, usando las armas que sean necesarias como el terror físico y psicológico si fuese necesario. Lo estamos viendo y viviendo en vivo y en directo.

No hay comentarios.