Header Ads

ad

El Terrorismo quitó la paz de Nicaragua


Nicaragua no es ajena a la contraofensiva del imperio norteamericano quien en múltiples ocasiones ha tratado de tener dominio del pueblo nicaragüense.


Kiara Betanco
Mariátegui
13/07/17

Durante los años de la contrarrevolución de los gobiernos neoliberales, los nicaragüenses estaban hundidos en la pobreza y la miseria. Entre 1990 y  2006 los gobiernos imperiales se encargaron de tomar decisiones radicales, tales como facilitar a la empresa privada desmantelar el Estado, saquear la nación, privatizar las empresas y servicios públicos; además de endeudar el país, todo esto trajo devastadoras consecuencias para la economía y la población.

El pueblo no tenía oportunidades de empleo, ni podía disfrutar de los atractivos de la ciudad, porque estos eran cueva de delincuentes y prostitutas. En los 90´s Nicaragua era uno de los países más empobrecidos de la región.  Por lo que las familias en su necesidad emigraban a otras naciones.


Con el triunfo  contundente del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), liderado por el Comandante Daniel Ortega en el 2006, hizo que regresara al pueblo la esperanza para vivir dignamente y en paz.

A partir del 2006 el Gobierno del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), logró importantes cambios económicos  y sociales que beneficiaron a los más empobrecidos quienes sufrieron durante los 16 años de corrupción a manos de los oligarcas.

Nicaragua poco a poco se convirtió en un país sólido en la economía. Según datos brindados por el Banco Mundial en 2011, el crecimiento económico alcanzó un récord del 5.1 por ciento, con una desaceleración al 4.7 y 4.5 en 2016 y 2017, respectivamente; llevando así al país a ser favorito y atractivo para las inversiones extranjeras.

El Banco Mundial refiere que la estabilidad macroeconómica de Nicaragua ha permitido que el Gobierno adapte sus decisiones a estrategias pioneras de más largo plazo para combatir la pobreza. Cabe señalar  que Nicaragua era uno de los países más atractivos al turismo, por lo que esto traía oportunidades de empleos para muchos.

Todo cambio desde el 18 de abril cuando el terrorismo se apoderó de las calles del país, estos causaban terror día y noche a los habitantes. Los  terroristas quieren  dar el Golpe de Estado al Gobierno Sandinista que con tanto esfuerzo y dedicación ha traído al país importantes cambios que benefician a las familias.

En las calles prevaleció el terror

Nicaragua no es ajena a la contraofensiva del imperio norteamericano quien en múltiples ocasiones ha tratado de tener dominio del pueblo nicaragüense. Esta vez terroristas aliados con el imperialismo han realizado acciones que han devastado al pueblo mediante torturas, amenazas, asesinatos, destrucción de instituciones públicas, casas maternas, centros de salud, parques, medios de comunicación entre otras cosas. El terrorismo impuesto ha traído numerosas perdidas economías en el país; tales cosas nunca se habían visto en Nicaragua que vivía en paz, tranquilidad y estabilidad.


La nación fue entregada al terrorismo y crimen organizado, quienes circulan armados en camionetas Hilux y motocicletas a toda velocidad por las principales calles y avenidas intimidando a quien se encuentran a su paso. Las familias inocentes son asediadas y secuestradas por los generadores de odio quienes no respetan tamaño, edad, religión ni ideología.

El gobierno del Frente Sandinista trabaja arduamente en pro de la paz y la seguridad de cada familia, comarca, barrio, departamento los que han sido secuestrados por los terroristas quienes solo pretenden derrocar al gobierno legítimamente constituido.

La complicidad de algunas instituciones religiosas creó confusión

Ante el conflicto generado por los terroristas, el país entró en una crisis y la población denunciaba a gran voz la complicidad de algunos miembros de la Iglesia católica con los terroristas. De manera  que se logró constatar mediante una visita de la Conferencia Episcopal de Nicaragua a la Iglesia San Sebastián, ubicada en Diriamba, donde los habitantes se encontraron enfurecidos por la hipocresía de algunos sacerdotes, razón por la que irrumpieron al interior de la Basílica y sacaron todo tipo de armamento de guerra que estaba oculto al interior del templo dejando en evidencia la doble moral que protagonizaban algunos religiosos.


El Frente Sandinista libertó la ciudad de Diriamba que se encontraba secuestrada por terroristas quienes causaban terror e incertidumbre día y noche.

Una salida para la libertad

Poco a poco el país ha recuperado la paz y la tranquilidad que tanto lo caracterizaba desde antes del 18 de abril. El gobierno sandinista ha realizado múltiples esfuerzos para que el país retorne a la normalidad.

Las autoridades municipales  en conjunto de la población se han encargado de quitar los tranques impuestos por los terroristas.


Los pobladores confían plenamente en la buena gestión del Comandante Daniel Ortega, quien garantiza la paz, seguridad y la vida.

Pronto Nicaragua volverá a ver la luz, pronto volverá a disfrutar de la libertad, volverá a crecer en su economía. El pueblo y la militancia confían que volverá la Nicaragua que prevalecía antes del 18 de abril.

No hay comentarios.