domingo, diciembre 21, 2014

Lima. #22D. Plaza San Martín. Marcha contra #LeyPulpin. Somos miles, queremos ser decenas de miles

Foto. Partido MAS

Redacción Mariátegui
21/12/14

Lima.- El lunes 22 de diciembre miles de jóvenes volveremos a salir a las calles de la capital peruana para rechazar el nuevo régimen laboral juvenil #LeyPulpin impuesto por el gobierno de Ollanta Humala y los poderes económicos como el gremio empresarial de la Confiep.

Una ley que termina por estandarizar completamente la flexibilización y precariedad laboral de los trabajadores -cada vez en peores condiciones- desde la dictadura de Fujimori que con su golpe de estado, inició un proceso de reformas que permitió el aumento ilimitado en la acumulación de ganancias para los empresarios -sin importar el tamaño del negocio- y quitarle los derechos a los trabajadores, desde sueldos congelados hasta la criminalización de la sindicalización o de la negociación colectiva.

Los/las jóvenes y trabajadores/as movilizados tenemos como objetivo defender nuestros derechos y recordarle a la clase política que esos derechos existen, y deben respetarse derogando la #LeyPulpin. 

La concentración será en la Plaza San Martín del Centro de Lima a las cinco de la tarde.

Argentina. Pedido de adhesiones para que se investigue y condene a los responsables de la masacre de Avellaneda


Mariátegui
21/12/14


Compañeras/os, el próximo lunes 22 estaremos haciendo junto a Alberto y Leonardo Santillán y los abogados patrocinantes de la APDH La Matanza, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre y la APDH Nacional, una presentación judicial en Comodoro Py solicitando el desarchivo de la causa por la Masacre de Avellaneda, junto con la imprescriptibilidad de la misma (esto último ante la posibilidad concreta que prescriba el próximo año) y el pedido de cambio de carátula (de “homicidio simple”, como está ahora, a “homicidio calificado”), así como de una serie de medidas probatorias, todo lo anterior con el objetivo de lograr que la causa que investiga las responsabilidades intelectuales y políticas de la salvaje represión que resultara en el asesinato de Darío y Maxi y más de 30 compañeros heridos de bala de plomo, se reactive nuevamente.

Por la relevancia histórica que la lucha por Verdad y Justicia motorizada por todo el campo popular a lo largo de estos años, y en virtud de fortalecer la presentación judicial acompañándola del respaldo de la mayor cantidad posible de organizaciones sociales, políticas, de derechos humanos, sindicales, culturales y estudiantiles, es que estamos solicitándoles su adhesión al escrito que estaremos presentando el próximo lunes. 

El texto que estaremos adjuntando a la presentación judicial como adhesiones es el siguiente:

“LOS ABAJO FIRMANTES, organismos y personalidades que representan a múltiples y diversos sectores de nuestra sociedad, con el anhelo de Verdad y Justicia, venimos a adherir al reclamo de la familia Santillán propiciada en causa 14.215/02 para que se investiguen los hechos y se condene a todos los responsables de la denominada “Masacre de Avellaneda”. Buenos Aires, 22 de diciembre de 2014.”

Siendo que contamos con poco tiempo, les pedimos por favor que consideren la posibilidad de enviar su adhesión lo más rápido posible a adhesiones26dejunio@gmail.com

 Saludos compañeras/os, y desde ya muchas gracias.

 Frente Popular Darío Santillán - FPDS

Corea del Sur. Partido a favor de la República Popular Democrática de Corea fue disuelto por ser amenaza a la democracia


Mariátegui
21/12/14

Una corte surcoreana disolvió un pequeño partido político de izquierda debido a que este apoya el sistema socialista del estilo de la República Popular Democrática de Corea y por lo tanto, representa una amenaza a la democracia liberal del país.

El Ministerio de Justicia de Corea del Sur pidió a la Corte Constitucional disolver el Partido Progresivo Unificado el pasado en noviembre del año pasado. La petición se realizó dos meses después que miembros claves de dicho partido fueron arrestados por supuestamente planear el derrocamiento del gobierno surocoreano en caso de guerra en la península coreana.


El PPU fue fundado en 2011 después de la unión de varios grupos pequeños. Son miembros de dicho partido cinco legisladores, todos los cuales la Corte ha decidido que sean depuestos de sus asientos en el parlamento.

Esta es la primera vez que la Corte Constitucional ha ordenado la disolución de un partido político, desde que fue creada en 1988 para proteger de mejor manera los derechos públicos básicos.



Declaración Política del Encuentro de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad


Mariátegui
21/12/14

A diez años de su reunión en Caracas, Venezuela


Hoy más que nunca la humanidad vive asedios y agresiones de tal magnitud que ponen en grave peligro la existencia de nuestra especie. El planeta mismo ha llegado al límite de su capacidad para la reproducción de la vida. Como ya afirmara el Comandante Chávez hace diez años, en su discurso de instalación del primer encuentro mundial de nuestra red: Existe un camino de la destrucción de la vida y otro de salvación de la humanidad.

Ese camino de la destrucción de la vida y la especie humana es el que está siguiendo el encuentro intelectualessistema capitalista mundial, cuya crisis se ha profundizado en estos diez años trascurridos. La mundialización neoliberal ha conducido a una búsqueda salvaje de recursos naturales y estratégicos a través de la guerra, la militarización de las sociedades y las economías, la violación creciente y sistemática del derecho internacional, cuyas secuelas de crímenes, violencias, secuestros, torturas y masacres, están a la vista. Al día de hoy, el presupuesto militar de la principal potencia imperialista, Estados Unidos, sobrepasa el de la suma del resto de los países en este rubro. 

La represión y criminalización planetaria de las resistencias va de la mano de una dictadura mediática que pretende adormecer consciencias y justificar saqueos.No obstante esta vorágine destructora desplegada por el capital, los pueblos han sabido resistir y construir alternativas, contra las cuales el sistema de dominación se ensaña. Se trata, hoy como ayer, de seguir asumiendo y multiplicando la estrategia ofensiva en defensa de la humanidad, como lo propugnó Chávez.En América Latina, durante esta década, los pueblos originarios y afro descendientes, a través de sus movimientos y procesos autonómicos, han fortalecido su protagonismo político y devenido importantes sujetos de trasformación social. A pesar de las políticas entreguistas de los gobiernos neoliberales, los pueblos latinoamericanos están resistiendo al despojo de sus territorios, saberes, culturas y biodiversidad por parte de las corporaciones transnacionales de la muerte y la devastación ambiental.

En varios países de esta región, los pueblos han avanzando en su vocación democrática, que se expresa en sostenidas victorias electorales de gobiernos anti-neoliberales, y en las variadas formas de construcción de poder popular, que han sido y son las claves de identidad de un nuevo tipo de democracia participativa.

En Venezuela, Bolivia y Ecuador, asambleas constituyentes expresaron la voluntad de establecer Estados anti-oligárquicos, basados en el poder y la soberanía del pueblo, y en el reconocimiento de la diversidad y de todas las formas de la inclusión social.

Durante estos diez años, nuestra Red ha sido testigo de grandes victorias continentales. Un hito histórico, para la región y el mundo, fue mandar el ALCA al carajo, como lo celebró Chávez coloquialmente en la tumba de Mar del Plata, Argentina, en el año 2005. A partir de esta ofensiva emancipadora de los pueblos, emergen en el concierto de los países latinoamericanos, el ALBA, UNASUR, CELAC, PETROCARIBE y una diversidad de acuerdos bilaterales en ejercicio pleno de su soberanía y al margen del tutelaje imperial.

En este periodo fuimos testigos de cómo se configuró en los hechos la visión geoestratégica de Chávez: la emergencia de un mundo pluripolar, que es el inicio del quiebre de la hegemonía estadounidense. Está todavía en formación el proyecto Sur-Sur, que defenderá y desarrollará la parte más vulnerada de la humanidad.

No obstante, en esta década, por su parte, el imperialismo colectivo encabezado por Estados Unidos, ha intensificado su política guerrerista y contrainsurgente en el ámbito planetario. El presidente Obama, paradójicamente distinguido con el Premio Nobel de la Paz, redobló la presencia y acción de las Fuerzas Especiales de su ejército en numerosos países, aumento el secuestró extraterritorial y la tortura de miles de ciudadanos recluidos en prisiones clandestinas, sin el debido proceso judicial. 

El país que se arroga unilateralmente el derecho de certificar supuestas violaciones de derechos humanos en Cuba y Venezuela, es un confeso practicante de tortura y ejecuciones extrajudiciales con drones y equipos de matones a su servicio. El presunto adalid de la libertad de expresión y los derechos a la privacidad de los ciudadanos es la matriz de un demencial programa de espionaje planetario y patrocinador de una guerra mediática-cultural que incluye una industria de entretenimiento que inocula anti-valores y anti-humanismo.

En esa guerra planetaria, Estados Unidos no tiene empacho en contratar científicos sociales de diversas disciplinas, para realizar investigaciones en nuestros países con fines militares y corporativos, asociándose con universidades, ofertando fondos, becas e incentivos académicos con los que convierte en mercenarios a no pocos científicos e investigadores. En la intelectualidad al servicio del imperio, destacan aquellos que se reúnen en torno a Uribe y Aznar para alentar un pensamiento neofascista, enmascarado de liberal y cuya concreción se expresa en guarimbas, guerra sicológica y campañas mediáticas.

Como otra corporación capitalista más, que invade territorios, cuerpos, gobiernos y estados, el llamado crimen organizado ha cobrado protagonismo regional y mundial, al grado de que la economía mafiosa integra un porcentaje importante del producto interno bruto de nuestros países. La supuesta lucha contra el narcotráfico y el terrorismo constituye una nueva estrategia de despojo, despoblamiento y recolonización de países, con alto costo de vidas humanas que son consideradas por el capital como desechables. Ayotzinapa sintetiza los agravios cometidos por el imperio y la oligarquía local contra México, y es también el modelo de dominación impuesto por el neoliberalismo que no queremos para la humanidad. La voz del pueblo se alzó en las calles y se escucho un grito acusador: ¡fue el Estado!

La Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales en Defensa de la Humanidad nació inspirada en las ideas de Fidel Castro y Hugo Chávez, con una proyección martiana y bolivariana de unidad latinoamericana y caribeña y de una clara adhesión a los principios del anti-imperialismo, el anti-capitalismo, el anti-colonialismo y el socialismo.

Cuba, cuya resistencia y proyecto socialista no se han doblegado ante Estados Unidos ni en los momentos más dramáticos y difíciles, fue y es fuente de aliento y esperanza, sin la cual habría sido mucho más difícil el cambio de época en Nuestra América. Ello explica en gran parte que siga sometida al cruel bloqueo y los planes desestabilizadores que el imperio ahora ha extendido a Venezuela.

De ahí que, los miembros de la Red consideramos fundamental denunciar enfáticamente y con nuestro repudio a las declaraciones injerencistas del gobierno de Estados Unidos, cuando pretende aplicar sanciones contra el pueblo y el gobierno revolucionario y socialista de la República Bolivariana de Venezuela. Hacemos nuestras las palabras de Chávez, que el presidente obrero Nicolás Maduro ha hecho suyas también: ”¡Venezuela se respeta!, ¡Basta ya de agresiones y mentiras! ¡Basta ya de amenazas e intervencionismos!”

Es prioridad histórica y estratégica defender a Venezuela y apoyar al presidente Maduro, quien es un estadista surgido de esta revolución chavista.

La red expresa su ternura solidaria y fraterna a las víctimas de las guarimbas, a sus familiares, y al pueblo que ha soportado sabotajes, insultos, falacias y humillaciones, así como los costosos daños económicos de los neofascistas.

La Red se solidariza con el pueblo de Estados Unidos en sus movilizaciones contra el racismo, la represión y brutalidad policiaca, el encarcelamiento de manifestantes, la criminalización de los dirigentes, y en su lucha contra la creciente pobreza que dicho pueblo sufre, victimado por las mafias bancarias y el infame y demencial negocio de la guerra impulsado por su gobierno.

La red apoya las luchas indígenas-campesinas de todos los continentes del Sur contra las corporaciones mineras, petroleras, eólicas, hídricas, farmacéuticas, turísticas y del agro-negocio, que pretenden desterritorializarlos, desposesionarlos y condenarlos finalmente a la muerte, a la par que destruyen los ecosistemas.

Demandamos medidas concretas para la salvación de la Selva Amazónica en peligro de profunda degradación, que sólo los países de América del Sur pueden llevar a cabo en un esfuerzo de integración.

Manifestamos nuestra más profunda solidaridad con los pueblos de África, continente donde el colonialismo y imperialismo han sido y son más agresivos, a través de la esclavitud. Denunciamos que las grandes potencias, y en particular Francia, han establecido en su territorio, mecanismos de violencia estructural y simbólica.

La Red apoya con profunda esperanza el proceso de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC-EP, en La Habana, Cuba, y llama al pronto inicio de dialogo con el ELN. La paz es una aspiración sentida no sólo del pueblo de Colombia, sino de todos los pueblos.

Nos solidarizamos con la lucha por la independencia de Puerto Rico y demandamos la liberación del patriota Oscar López Rivera.

Apoyamos firmemente a Argentina en su reclamo histórico por la soberanía sobre las islas Malvinas. Repudiamos, asimismo, las operaciones financieras especuladoras de los llamados “fondos buitres” y el aparato judicial cómplice. Exigimos el esclarecimiento de las operaciones bancarias que saquearon las divisas a través de la banca argentina hacía cuentas al exterior.

Apoyamos la justa exigencia del pueblo boliviano ante la Corte Penal Internacional por una salida soberana al mar. Reiteramos el rechazo al maltrato por parte de Estados europeos que sufrió el presidente Evo Morales en su viaje a Europa, que puso en peligro su vida y las de quienes lo acompañaban.

Exigimos el cese del bloqueo contra Cuba, demanda que apoya casi la totalidad de los países del mundo, así como la libertad de los tres patriotas cubanos antiterroristas que permanecen hace 16 años en las cárceles estadounidenses. Nos declaramos en contra de cualquier intento desestabilizador en territorio cubano por parte de Estados Unidos y sus agencias. Demandamos el cierra de la Base militar de Guantánamo y el de los centros de tortura en ese territorio y en otros en el mundo.

Hacemos propias las palabras de condena del presidente Mel Zelaya, participante de nuestra reunión, contra el terrorismo de Estado y el uso de la violencia del crimen organizado contra pueblo de Honduras y, en particular, contra la oposición al gobierno pro-estadounidense que ha aumentado la presencia de bases militares en su territorio.

Apoyamos la lucha popular en Haití y la reivindicación de su soberanía frente a la ocupación militar.

Suscribimos las palabras de Chávez en torno al conflicto en el País Vasco, en el sentido de que el fin de la lucha armada “abra los caminos de la paz.” Asimismo, suscribimos nuestro apoyo al derecho de autodeterminación de los pueblos en el Estado Español, en el marco de un proceso de democratización.

Nos solidarizamos con la lucha de los jóvenes chilenos en demanda de una educación pública, gratuita y laica, demanda extensiva a toda Nuestra América.

Reiteramos el reclamo histórico de reconocimiento del Estado Palestino y repudiamos los ataques militares y el acoso represivo de Israel a este pueblo.

En suma, nuestro desafío fundamental es la búsqueda de un nuevo paradigma de la vida colectiva de la humanidad en el planeta, ya que las regulaciones del sistema capitalista no han sido suficientes para encontrar soluciones para garantizar el futuro de la Madre Tierra y de la especie humana.

Por ello, saludamos la creación del Centro de Altos Estudios del Pensamiento y la acción de Hugo Chávez, que contribuirá, sin duda, a construir ese paradigma. Inventamos o erramos.

Al finalizar nuestro encuentro, los miembros de la Red de Intelectuales, Artistas y Movimientos Sociales, reunidos en la capital de Venezuela, hemos constatado que se equivocaron y fueron derrotados por el pueblo quienes pensaban que tras la desaparición física del presidente Chávez, se derrumbaría la revolución bolivariana, y se emplearon a fondo para que así fuera. A pesar de las dificultades, podemos afirmar que la revolución está más viva que nunca!

Viva Chávez, Viva Nicolás Maduro, Viva el pueblo venezolano. Caracas, República Bolivariana de Venezuela, a 12 de diciembre de 2014.

viernes, diciembre 19, 2014

Perú. El retorno de los 5


Gustavo Espinoza M (*) / Mariátegui
19/12/14

19 de diciembre.- Es difícil explicar lo que se siente cuando, en medio de la calle, uno recibe de pronto la noticia que los antiterroristas cubanos encarcelados desde hacía  16 años en los Estados Unidos, estaban siendo liberados  y viajaban ya de retorno a  su patria, para vivir con su pueblo y con los suyos.

Un inmenso júbilo nos invade, al mismo tiempo que fluyen, como apariciones mágicas, rostros y escenas vinculadas s las luchas que, por esta causa se han venido librando en cada país, y también el nuestro.

A mi mente, acuden de inmediato cuatro imágenes fulgurantes y resplandecientes: la de Fidel, aquel hombre legendario que en julio del 2001 nos instó a asumir esta causa con la confianza entera que los héroes volverían; la de Irma, la madre de Antonio Guerrero que nos visitara hace algunos años con el mensaje de luz y esperanza reflejada en el rostro; la de Adriana, la esposa de Gerardo, que llegó aquí, impetuosa y vibrante, para romper el muro de silencio tendido en torno a caso por la “prensa grande” que siempre nos denigra: y la de Aylí, a quien vimos recientemente -por segunda vez en el Perú- en el XV Encuentro Nacional de Solidaridad con Cuba, celebrado en Huancayo, en el corazón de los andes-

Y después de eso, la imagen de los nuestros. De los que marcharon aquí siempre, los que estuvieron en primera fila, los que no nos fallaron nunca, los que obraron con lealtad y consecuencia, y pusieron la dignidad y el valor por encima de todo, dejando testimonio de su identificación inquebrantable con lo que fue para nosotros, una bandera enhiesta: el rostro de los 5

Todo eso ocurrió el miércoles 17 de diciembre cuando me dirigía hacia la Plaza Bolívar, del distrito de Pueblo Libre, donde estaba previsto un evento en homenaje al Libertador, el evocarse los 184 años de su muerte ocurrida en Santa Marta, en 1830.

Luego, ya en el acto, en medio de los himnos de los países bolivarianos, el discurso vibrante y sentido del nuevo embajador de Venezuela y la colocación de ofrendas florales al pie del monumento; la alegría contenida, las manos entrelazadas, las sonrisas cómplices: el preludio de los calurosos abrazos que nos dimos ante la mirada sorprendida de los elegantes uniformados, integrantes de la Guardia de Honor encargada del homenaje programado.  Después, a correr, para no perdernos palabra alguna del discurso de Raúl. Y luego, las imágenes de los 5 tocando tierra en Cuba, al lado de los suyos.

Ver todo esto con los ojos fatigados pero el corazón ardiente; constituye una experiencia singular. Sobre todo para quienes hemos vivido  todos estos años como activos combatientes de una causa que -dijimos siempre- nos dignificaba ante los ojos del mundo porque encarnaba lo mejor: el combate por la justicia.. Después Después, ha continuado la tarea: recibir los informes, elaborar documentos, recabar saludos, responder mensajes. Mirar la vida de otra manera, con un hálito de esperanza en la fuerza que entraña una causa noble.

En los últimos días, y horas, he recibido múltiples expresiones de alegría. No sólo decenas, sino centenares de abrazos en la calle, llamadas al teléfono, mensajes de Internet, envíos del Facebook, palabras de aliento recogidas por el Twitter. Y no sólo procedentes del Perú, por cierto, sino de muchos países, de amigos y compañeros de lucha con los cuales se cimentara un común esfuerzo solidario. Y es que seguros estábamos que, finalmente, nos sonreiría la victoria. Y así fue. Al haber ocurrido ella, debemos explicarla brevemente: es producto de la nueva correlación de fuerzas existente en América Latina. Hoy, los procesos anidados en el ejemplo de la Cuba de Fidel recorren inexorablemente todo el continente. Y el Imperio no puede vanagloriarse, como antes, de controlar a la mayoría de gobiernos y países. Objetivamente, no hay uno que siga servilmente sus designios, como ocurría antes.

Estados Unidos ideó el bloqueo a Cuba como una manera de aislar a ese país de sus hermanos de América. Pero después de más de 50 años se ha podido constatar que Cuba está mas unida que nunca con Venezuela, Bolivia, Uruguay, Argentina, Brasil, Ecuador, Nicaragua, El Salvador,  Panamá; incluso Colombia y Perú, donde -pese a todo- la amistad entre nuestros países y pueblos, ha crecido y se ha incrementado. Estados Unidos, quedó aislado.

Pero también es resultado de la amplitud que se logró para este movimiento. Intelectuales, científicos, personalidades del mundo religioso, Iglesias, líderes de opinión, funcionarios de Estado, Ministros, Congresistas, dirigentes políticos, deportistas; todos se sumaron al margen de credos, ideas y concepciones particulares. Todos entendieron el mensaje humano que simbolizaba  el rostro de los cinco y la mirada inquisitiva de sus familiares y allegados.

Y esto hay qe atribuirlo a la sabia política exterior de Cuba, pero también al trabajo infatigable que se hizo en todas partes. El, nos llevó a tocar todas las puertas, buscar todas las ayudas, alentar todas las formas de acción solidaria. Dijimos siempre que en esta causa, nadie estaba demás. Todos, hacían falta. Y así fue.

Cuando en los encuentros de Holguín los compañeros del Comité Internacional nos instaban a actuar mirando al norte para llegar a la opinión pública norteamericana, sabían lo que decían: Fue clave para el éxito el trabajo que se hizo ante del Capitolio, ante la Casa Blanca, en las Jornadas de Washington.


Los peruanos tuvimos experiencias significativas en esta tarea. Hicimos en reiteradas ocasiones plantones ante la embajada de los Estados Unidos. Pero también Marchas, movilizaciones, presencia en Plaza públicas, en puentes y avenidas. Y eso aconteció aquí y en otras ciudades del país.

Concentramos asambleas obreras, reuniones juveniles, eventos académicos, recitales poéticos, conciertos al aire libre y encuentros en lugares cerrados. Figuras de primer nivel, como los poetas Marco Martos, Aruro Corcuera,  Hildebrando Pérez Grade, Winston Orrillo, Marcela Pérez Silva, Rosina Valcárcel, estuvieron con nosotros. También escritores, como Oswaldo Reinoso, José Luis Ayala, Eduardo González-Viaña, Roger Rumrrill, Bruno Buendía,  Eduardo Arroyo; artistas, como Fanny Palacios, Sonia Estrada, Ever Arrascue, Bruno Portugez, Víctor Delfín; se sumaron a esta causa con desinterés y empeño.

En el país hicimos también ceremonias religiosas, liturgias católicas y de otros credos, escalamos montañas, llegamos hasta las más altas cumbres andinas poniendo la bandera de los 5 en el paso ferroviario mas elevado del planeta, a 4.892 metros sobre el nivel del mar. Actores de estas jornadas fuimos jóvenes y viejos, hombres y mujeres, guiados por una sola mística: la absoluta seguridad que nuestros pasos nos conducirían a la victoria. Nuestro último 5 de diciembre, nos dirigimos a la Nunciatura Apostólica con la Carta al Papa Francisco, redactada por Gloria Helfer. ¡Un acierto!

Valoramos hoy día muchas cosas: el que hayamos podido realizar eventos de muy alto nivel en el Hemiciclo Porras, del Congreso de la República, en cuatro ocasiones, con el apoyo de congresistas tan distinguidos como Javier Diez Canseco, Victor Mayorga, Sergio Tejada, Manuel Dammert;: que hayamos logrado acuerdos de Cámara en apoyo a la causa de los 5, que se haya conocido -aunque fuera ocasionalmente- en algunos de los voceros de la “prensa grande”. Que el propio Presidente Humala haya abordado el tema del bloqueo en dos ocasiones en la Asamblea General de Naciones Unidas.

Es curioso, lo ocurrido el 17 de septiembre hizo que de pronto aparecieran “amigos de Cuba” que nunca estuvieron antes. En la Plaza Bolívar de Pueblo Libre se le presentaron a la embajadora del país caribeño tres personas diciendo que eran del Comité Peruano de Solidaridad con los 5. Nunca los vimos antes. Y tanpoco después. Se esfumaron, cuando repararon que no podrían sorprender a nadie.

Los presentadores de la Tele informaron esa noche: “Y finalmente liberaron a los espías cubanos, ¡qué bien! Ahora habrá paz en el mundo”. Ellos nunca dijeron que estaba bien la lucha que hacíamos. Nos cerraron las puertas siempre. Pero además, remacharon la idea falsa que los 5 eran “espías” y que no había paz porque estábamos nosotros, luchando por su libertad. Alcanzada ésta, se logaría “el mundo de paz” que ellos anhelaban.

Otro rancio columnista comprometido con la Mafia cubano- americana de Miami, dijo uy suelto de huesos: “¡Por fin se acabó el estúpido embargo norteamericano sobre Cuba!” Por cierto que tardó más de 50 años en darse cuenta que ese bloqueo era estúpido, porque hasta el día anterior, lo apoyaba con uñas y dientes.

Y es así, pero no importa. Lo que vale, es la victoria de los pueblos. Porque fue una victoria de la dignidad, una victoria de Cuba, una victoria de la justicia, una victoria de la alegría. Una victoria de todos. Y por eso, también una victoria nuestra.

(*) Presidente del Comité Peruano de Solidaridad con los 5 / Del Colectivo de Direcciòn de Nuestra Bandera. http://nuestrabandera.lamula.pe

ALBA: a 10 años del amanecer de una esperanza


Mariátegui
19/12/14

Por Gerardo Szalkowicz. - Hace justo una década, Chávez y Fidel proponían un nuevo modelo de integración recuperando la estirpe libertadora. Aun atravesando una etapa de cierta inercia, el ALBA sigue siendo el único bloque regional cuestionador del orden capitalista.

Se cumplieron 10 años de uno de los actos de mayor osadía política, cuando el líder regional más destacado del siglo XX y su homónimo en lo que va del XXI conspiraron en soledad y les propusieron a los pueblos de América Latina y el Caribe un nuevo modelo de integración; o más bien, el rescate del espíritu y el proyecto latinoamericanista inconcluso en la era independentista. Germinaba así la Alternativa (luego Alianza) Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA). Nacía una época de esperanza.

Corrían tiempos en que la Casa Blanca intentaba otro brutal zarpazo para devorarse con más eficacia las riquezas de la región. Se multiplicaban también las luchas contra ese proyecto neocolonialista, sepultado un año después en Mar del Plata. Pero para los comandantes Chávez y Fidel no alcanzaba sólo con mandar el ALCA al carajo. De la resistencia había que pasar a la ofensiva. De las protestas había que salir con propuestas. Y así fue que el 14 de diciembre de 2004 lanzan esta respuesta estratégica: construir una trinchera que lleva en sus genes lógicas antagónicas, a contramano de todas iniciativas regionales tuteladas desde el Norte en los últimos 200 años.

El ALBA formula “una integración basada en la complementariedad, la solidaridad y la cooperación entre los Estados y los pueblos”. Introduce principios no mercantilistas en las relaciones entre los países, corre del centro de la escena la ponderación de los intereses económicos para apostar a una vinculación integral: se define como “una alianza política, económica, social y cultural en defensa de la independencia, la autodeterminación y la identidad de los pueblos que la integran”. En palabras de Chávez, “el ALBA es un proyecto geopolítico, político, económico, pero el fin último es el fin social”.

En estos 10 años, el ALBA ha desarrollado una inmensa labor humanitaria que ha trascendido las fronteras de sus (desde ayer) once miembros. A través de la “Misión Milagro”, casi tres millones y medio de personas de bajos recursos en 21 países han curado sus enfermedades visuales de forma gratuita. Mediante el método cubano “Yo, sí puedo”, se han alfabetizado más de cuatro millones de personas, logrando que Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua sean hoy territorios libres de analfabetismo. En la Escuela Latinoamericana de Medicina Salvador Allende (ELAM) se formaron miles de médicos con una profunda visión social y comunitaria.

La solidaridad con los pueblos como principio cardinal se materializó una y otra vez. El aporte humanitario inmediato –que se mantiene hasta hoy- en la reconstrucción de Haití tras el terremoto de 2010, el envío de decenas de toneladas de ayuda al pueblo palestino durante la última masacre israelí en Gaza, o la reciente brigada médica que viajó a África para combatir el ébola son sólo algunos ejemplos de una conducta permanente. También en infinidad de oportunidades el ALBA ha sentado posición en defensa de la soberanía de los países con comunicados que han servido de contrapeso en la geopolítica mundial.

En el ámbito económico, se impulsaron proyectos como el Sistema Unitario de Compensación Regional de Pagos (Sucre), el Banco del ALBA y Petrocaribe. Desde 2006, el ALBA incorpora el apellido de Tratados de Comercio de los Pueblos (TCP), instrumentos de intercambio solidario y complementario entre los países con lógicas contrapuestas a los Tratados de Libre Comercio (TLC) hechos a medida de las transnacionales.

En su declaración de principios, el ALBA plantea como primer punto que “el comercio y la inversión no deben ser fines en sí mismos, sino instrumentos para alcanzar un desarrollo justo y sustentable, pues la verdadera integración latinoamericana y caribeña no puede ser hija ciega del mercado”.

Integración desde abajo

Como puntapié inicial de la época de cambios que vive la región, el ALBA sirvió de preámbulo para el surgimiento de otros organismos gubernamentales como la Unasur y la Celac. Pero también ha inspirado la conformación de un polo de unidad del movimiento popular latinoamericano: la Articulación Continental de Movimientos Sociales hacia el ALBA -que nace en 2009 y hoy nuclea a organizaciones de casi todos los países de la región- aporta un salto cualitativo y orgánico en la integración desde abajo y aparece hoy como el espacio aglutinador más dinámico de los pueblos en lucha. Si bien mantiene su autonomía, asume al ALBA como referencia y sostiene fuertes coordinaciones sobre todo con el gobierno venezolano.

Esta referencia que significa el ALBA para muchas organizaciones populares del continente tiene que ver con el horizonte transformador que el organismo lleva en su esencia. Es cierto que en los últimos años el ALBA ha perdido potencia y ha frenado su impuso. La ausencia de Chávez no lo explica por completo, incluso antes de su fallecimiento el bloque ya había entrado en un proceso de amesetamiento, quizá por el énfasis que el líder bolivariano puso en apostar a paraguas más amplios como la Unasur y la Celac frente al constante acecho imperial.

Así y todo, a 10 años de su nacimiento, el ALBA sigue siendo el principal faro que anima los sueños emancipatorios de todas y todos aquellos que, como Bolívar, anhelan “ver formar en América la más grande nación del mundo” y están convencidos que la única vía para hacerlo sigue siendo la construcción del socialismo. En palabras del propio Chávez, “el ALBA no sólo es una urgencia histórica, sino la vía inexorable para hacerle frente a la crisis estructural del capitalismo y, por eso mismo, el instrumento unitario de mayor voluntad política a la hora de actuar en función de la impostergable unidad de Nuestra América”.

Cuba: triunfo histórico


Mariátegui
19/12/14

El principio de la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, anunciado ayer en sendos mensajes públicos por los mandatarios Raúl Castro y Barack Obama, constituye un triunfo histórico para la sociedad y el gobierno de la isla, y es un hecho que dará trascendencia a la trayectoria presidencial del segundo.

La normalización incluye, para empezar, el restablecimiento de los vínculos diplomáticos entre ambos estados, rotos desde 1961, y la atenuación, por la Casa Blanca, en el brutal, inhumano e ilegal embargo que desde hace más de medio siglo ha aplicado contra la isla; el inicio de acciones de cooperación en materias de salud, inmigración, combate al terrorismo y al tráfico de drogas; respuesta a catástrofes, incremento del transporte, el comercio, así como la información entre ambos países y la autorización para intercambios turísticos y financieros bilaterales. La eliminación definitiva del bloqueo dependerá del Congreso estadunidense, toda vez que requiere de reformas legislativas, aunque Obama exhortó a los legisladores a emprender una discusión seria y honesta al respecto.

En el espíritu de la normalización, ambos gobiernos acordaron liberar, el de Cuba, al contratista Alan Gross, quien estuvo encarcelado cinco años por intentar la instalación de una red de telecomunicaciones no autorizada, y de un espía anónimo preso durante dos décadas; y el de Estados Unidos, a tres de los cinco agentes de la inteligencia cubana que aún mantenía presos y que fueron capturados en 1998, cuando reunían información sobre actividades terroristas en Miami.

La liberación de los cinco, considerados héroes en su país, constituye además un motivo de celebración para el gobierno y la sociedad, la cual se movilizó en repetidas ocasiones en demanda de su libertad, así como la concreción de la promesa formulada hace más de una década por el ex presidente Fidel Castro de que serían llevados de vuelta a Cuba.

Del discurso pronunciado ayer por Obama puede concluirse, sin ambigüedad, que el afán de la clase política de su país por asfixiar al gobierno de Cuba por medios políticos, diplomáticos, comerciales y financieros, ha fracasado, como sucedió anteriormente con los intentos de Washington por derrocar a Fidel Castro por vías militares y ataques terroristas. Así lo señaló el propio mandatario estadunidense al reconocer que la política tradicional contra la isla partía de un enfoque obsoleto que fracasó, que no sirve al pueblo estadunidense ni al cubano, que representa cadenas del pasado y que ha implicado un esfuerzo inútil por empujar a Cuba al colapso.

En suma, por lo que respecta a Cuba, la hostilidad convertida en política de Estado de Washington ha llegado a su fin –aunque siga pendiente la derogación de las leyes del bloqueo–, y ello ocurre sin que La Habana haya realizado concesión alguna en su modelo político y económico. Como expresó ayer mismo el presidente Castro, el diálogo bilateral secreto que culminó en los anuncios se ha desarrollado sin menoscabo a la independencia nacional y la autodeterminación cubanas.

Tales anuncios también constituyen un logro de importancia capital para el papado de Francisco, el pontífice argentino que tomó la iniciativa en la mediación entre La Habana y Washington, a fin de lograr la normalización de las relaciones bilaterales, y de la diplomacia canadiense, que coadyuvó en el proceso. Asimismo, el hecho demuestra la justeza de la postura de los gobiernos latinoamericanos, los cuales abogaron durante décadas por el fin de la hostilidad oficial estadunidense contra Cuba.

Obama tiene ante sí, a partir de ahora, el doble desafío de enfrentar el enojo de los sectores más reaccionarios de su país, que han recibido la noticia con palpable disgusto, y de promover en el Capitolio el fin del bloqueo. Pero, con independencia de la suerte que corra en ambas tareas, debe reconocérsele la valentía y la determinación que ha exhibido al emprender un deslinde claro e inequívoco con respecto a uno de los rasgos más vergonzosos y agraviantes –y de los más arraigados– de la política exterior de su país.

http://www.jornada.unam.mx

Ayotzinapa: buscando un símbolo de paz


Cristian Ariel Peña / Mariátegui
Desde Oslo
19/12/14

Analicemos el cuadro. La acción transcurrió en la gala-homenaje del Premio Nobel de la Paz desarrollada en el ayuntamiento de Oslo. Adán Cortés Salas, bandera mexicana en mano, es reducido por un custodio y arrastrado fuera de escena. Malala Yousafzai, con risa nerviosa en el rostro, sostiene sus galardones pero no consigue abstraerse del estudiante y sus palabras: “No te olvides de México”. En el fondo, Thorbjorn Jagland presidente del Comité Noruego del Nobel, aplaude e intenta superar el imprevisto. Su ira contra los garantes de la seguridad del evento se conocerá más tarde.

¿Quién invitó al mexicano?

“Lo volvería a hacer”, dijo Cortés Salas ante las cámaras del canal local TV2 la noche del jueves, en alusión a su irrupción en la ceremonia del Nobel y el pedido de justicia y atención mundial a la situación en México. El estudiante de la Facultad de Ciencias Políticas de UNAM, se refirió a los 43 estudiantes normalistas desaparecidos de Ayotzinapa y dejó entrever que dicho siniestro constituye solo una muestra de la connivencia entre terrorismo estatal y violencia parapolicial que aqueja al pueblo mexicano.

Cortés Salas permaneció desde el miércoles en una cárcel especial para inmigrantes a pesar de que un desconocido pagó la multa de 2.000 dólares que le impusieron por “alteración del orden público”.

El jueves 11 solicitó al gobierno noruego el “asilo político” tras asegurar que, en caso de regresar a México, su vida correría peligro. Las autoridades consideraron su presunción de “exagerada”, le prohibieron su estadía en territorio noruego (extensivo a todos los países del Schengen) y dispusieron su deportación a tierras aztecas para el lunes 15 de diciembre. Organizaciones sociales expresaron su disconformidad y se registraron movilizaciones frente al Parlamento y la embajada mexicana.

El trasfondo de la decisión noruega no resulta difícil de desenmarañar. Conceder el asilo político a Cortés Salas, significaría reconocer la situación de zozobra que vive el pueblo mexicano y las responsabilidades del Estado local en dicho escenario. En 2014 México inauguró su embajada en Oslo y la relación diplomática entre ambos países resulta armoniosa.

En materia geopolítica, México es, en el contexto latinoamericano, un aliado incondicional de EEUU quien, a su vez, constituye el socio fundamental del gobierno noruego en la OTAN y en el rumbo de su política exterior. Además, ambos tres, comparten el Consejo Europeo, entidad autoproclamada como el reservorio moral y ético de la mayoría de los estados que conforman la UE; y de la que México y EEUU participan como observadores.

De cómo debe ser un Nobel

Malala Yousafzai dijo “no haber tenido miedo cuando se acercó Adan Cortés Salas y realizó su petición”. Luego, con reflejos diplomáticos, aseguró estar en contra de toda forma de violencia y que el “terror” y el “miedo” pueden encontrarse en muchos países además de México. La joven paquistaní tiene el honor de ser la ganadora más joven del Premio Nobel de La Paz, galardón que se suma a una larga lista de reconocimientos que le han concedido, sobretodo, en Inglaterra y EEUU.

La ficha oficial de Malala (como cariñosamente la llama la prensa occidental) la destaca como activista en favor de los derechos civiles, especialmente de los derechos de las mujeres, que a partir de 2003 y por la creciente influencia talibán en la región, se vieron imposibilitadas de asistir a la escuela. Además, en 2012, Malala sufrió un ataque a manos del extremismo religioso que la tuvo al borde de la muerte y que determinó su traslado y posterior radicación en Londres.

Hasta aquí el relato que efectivamente ha construido occidente sobre la mártir pakistaní y que el Nobel de la Paz rubrica con prestancia solemne. Es innegable la capacidad de las usinas discursivas occidentales para ejercer la memoria fragmentaria sobre hechos y procesos. Como así también resulta innegable la violación de los derechos de las mujeres en importantes regiones de Afganistán y Pakistán a manos del avance del extremismo religioso.

Sin embargo, lo que también es elocuente y oculta el discurso occidental, es que el fortalecimiento de las organizaciones talibanes regionales se produjo a partir del 2003 y de la ofensiva militar encabezada por EEUU; que los bombardeos con aviones no tripulados estadounidenses son responsables del asesinato de miles de mujeres pakistaníes y afganas; que la raíz del problema incluye a los gobiernos locales aliados a Occidente como por ejemplo el de Pakistán que invierte solo el 2 por ciento de su PBI en educación.

Puestas las cosas en su lugar, sobretodo la desmemoria, es comprensible que uno de los fervientes seguidores de Malala sea Gordon Brown, ex primer ministro británico que votó a favor de invasión a Irak y Afganistán, financió la guerra de baja intensidad entre las tribus de la región pakistaní y apoyó los crímenes de lesa humanidad cometidos por EEUU y la OTAN desde 2003. O que también otra de sus seguidoras sea la Reina de Inglaterra, cuya corona jugó un rol fundamental en 1947 para la conformación de Afganistán y Pakistán como dos estados separados y hasta enemistados, a pesar sus empatías económicas, históricas y culturales.

El hombre detrás del premio

Thorbjørn Jagland es el secretario general del ya citado Consejo Europeo y, desde 2009, preside el Comité Noruego del Nobel de La Paz. Su trabajo con el mentado premio, en tiempos de anhelos de un mundo multipolar y nuevas embestidas imperialistas, consiste en reforzar desde una dimensión simbólica el curso de la política exterior de EEUU y sus aliados.

Después de ser distinguido en 2009, Barak Obama lanzó la ofensiva militar sobre Libia que culminó con el derrocamiento y asesinato de Muamar Gadafi. En 2010 y en sintonía con la preocupación por la creciente influencia mundial del “Gigante Asiático”, le tocó el turno a un opositor del gobierno chino. En 2012, en plena crisis económica e implantación de planes de ajuste en los países europeos periféricos, la premiada fue la Unión Europea (UE). En 2013, ante la inminente intervención militar en Siria e Irán so pretexto de la existencia de armas químicas, fue galardonada una organización de los Países Bajos en lucha contra la tecnología nuclear aplicada a la guerra.

“Cuando no somos capaces de detener a una tiranía, la guerra comienza. Es por ello que la OTAN es indispensable. Es una organización que las Naciones Unidas pueden usar, cuando es necesario, para detener a una tiranía, como hicimos en los Balcanes”, dijo sin miramientos Jagland en 2009, el mismo año que asumió como presidente del Comité por el Nobel de la Paz.

Su carrera política incluye cargos como primer ministro de Noruega en 1996-1997, ministro de Asuntos Exteriores en 2000-2001 y presidente del Parlamento entre 2000-2005. Entre sus laureles como pacifista se puede contar su apoyo a los grupos rebeldes de la ex-Yugoslavia que culminaron con la Guerra de los Balcanes, la intervención de la OTAN y la incorporación de la región a la Eurozona en detrimento de la influencia rusa. Una vez finalizada la guerra, Jagland fue el primer invitado a los festejos suscitados en Belgrado.

En 2004, y pese a las masivas movilizaciones del pueblo noruego, impulsó desde el Parlamento la participación del país en el “Grupo de los Dispuestos” y el envío de militares a las invasiones en Irak y Afganistán. Tiempo después, cuando congresistas republicanos estadounidense enviaron a sus pares noruegos una carta de agradecimiento, resultó uno sus principales destinatarios.

Se busca comité para la paz

Tal vez sea necesario poner a Jangland en contexto. El Comité Noruego por el Nobel de la Paz está integrado por referentes del establishment partidario. Elegidos por el Parlamento, en él conviven experimentados políticos del Partido Laborista, Partido del Progreso y Partido de Derecha. No obstante, las decisiones del Comité guardan una coherencia inexpugnable con la política exterior noruega, alineada desde hace décadas a las decisiones de EEUU. A pesar de la resistencia de amplios sectores de la sociedad, dicha partidocracia ha avanzado en la implementación de una silenciosa pero efectiva política belicista.

http://notas.org.ar 







Declaración de Lima: Cumbre de los Pueblos Frente al Cambio Climático


Mariátegui
19/12/14

La Cumbre de los Pueblos frente al Cambio Climático, realizada en Lima del 8 al 11 de diciembre de 2014, es expresión de los procesos de movilización y resistencia emprendidos por una diversidad de organizaciones, movimientos, plataformas, redes y colectivos sociales, sindicales, de mujeres, campesinos, indígenas, juveniles, ambientalistas, religiosos, artísticos y culturales peruanos e internacionales. 

Nos reunimos para seguir debatiendo y compartiendo las múltiples formas de lucha y resistencia, por la construcción de la justicia social, contra el sistema capitalista patriarcal, racista y homofóbico, por el respeto de las diversas formas de vida, sin explotación ni expoliación de los bienes de la naturaleza, por la capacidad de los pueblos de decidir sobre sus fuentes de energía, comunitaria, por la reducción de las desigualdades sociales así como promover el Buen Vivir como modelo de vida en armonía con la Naturaleza y la Madre Tierra.

El capital busca hacer frente a su crisis sistémica imponiendo la captura el agua, el saqueo de los territorios y el patrimonio natural, la depredación, la producción de combustibles fósiles, la mayor explotación de los trabajadores y trabajadoras, la represión de los movimientos sociales y la violencia física y psicológica, aumenta múltiples formas de criminalización de las luchas, de los pueblos, de militarización y control territorial.

Todo esto es alentado por las corporaciones mediáticas. Además, a esta realidad hay que sumarle la captura de los Estados y de sus burocracias por el poder económico, el pago de las deudas injustas y corruptas, y una diversidad de hechos que benefician exclusivamente a los verdaderos poderes tras los gobiernos de turno, dóciles al mandato de las empresas nacionales y las grandes corporaciones transnacionales y sus operadores políticos.

En esta coyuntura la Cumbre de los Pueblos representa la voz de los sectores explotados y oprimidos del mundo, de los marginados por un sistema económico y cultural que los subordina a los sectores racistas, fundamentalistas, machistas y patronales que se benefician del modelo capitalista. En este momento crucial que atraviesa la humanidad, en el que el gravísimo cambio climático que sufrimos exige acciones urgentes de parte de la sociedad global, demandamos a los Gobiernos –y al Sistema de Naciones Unidas reunido en la COP 20–la adopción de acuerdos que respeten y valoricen la vida de los pueblos originarios, campesinos y urbanos, y que promuevan la preservación de la biodiversidad global. Rechazamos cualquier mecanismo de mercado que se plantee como solución a los problemas climáticos y ambientales.

Quienes nos reunimos en esta cumbre, recogemos y hacemos parte de procesos de luchas anteriores que se han tejido en nuestros pueblos, y llegamos a este momento con esa fuerza y construcción colectiva. A partir de ello expresamos y demandamos:

A los Gobiernos del mundo que respeten nuestros territorios, derechos y modos de vida, nuestras culturas, costumbres y cosmovisiones sobre la vida y el mundo que habitamos. Denunciamos la explotación de nuestros recursos naturales y territorios por parte de las industrias extractivas, que afectan nuestras formas de sustento, nuestra fuente de identidad y la relación armoniosa de nuestras comunidades con la Madre Tierra.

Demandamos el reconocimiento de la propiedad territorial de las comunidades que tradicionalmente han vivido en sus tierras. No aceptamos el control externo de los territorios, ni los procesos de negociación e implementación de las falsas soluciones al clima. Los Gobiernos deben tener como eje central el respeto de nuestras formas de vida ancestrales y el reconocimiento a nuestra autodeterminación como naciones y pueblos originarios.

Asimismo, aclaramos que el conjunto de iniciativas orientadas a revertir la destructiva tendencia climática hacia la que ha sido conducido nuestro planeta, deben considerar las responsabilidades históricas de los países desarrollados y el reconocimiento y reparación de la deuda histórica y ecológica que tienen con el Sur global. En particular, las corporaciones transnacionales de capital privado de los países desarrollados deben ser responsabilizadas por sus acciones y prácticas a nivel global. Exigimos plena justicia en los casos de contaminación por parte de Newmont, Doeran en Perú, y la Chevron-Texaco, entre otras, la cual en su paso por la Amazonía dejó como legado uno de los mayores ecocidios de la historia del planeta.

A los Gobiernos y empresas les exigimos aceptar y respetar nuestro derecho humano a un trabajo digno, con pleno ejercicio de los derechos individuales y colectivos, y que se garantice un proceso de transición justa en un mundo que nos permita mejorar la calidad de vida. Demandamos garantías al acceso universal a los sistemas de protección y seguridad social, el respeto de nuestra libertad sindical y a una repartición justa y equitativa de la riqueza producida con nuestro trabajo y conocimientos.

Consideramos que ninguna acción para enfrentar el cambio climático será eficiente o viable si no se promueve con políticas públicas efectivas a favor de la pequeña agricultura familiar y campesina, la reforma agraria, la soberanía y seguridad alimentaria de nuestros pueblos, la producción auto sustentable, con base agroecológica, autóctona y libre de transgénicos y agrotóxicos, orientada al consumo humano y a la preservación de nuestra biodiversidad. 

Creemos que para avanzar hacia un mundo justo y una economía local, solidaria, cooperativa, feminista y comunal, es fundamental reconocer el derecho humano a la alimentación, así como el gran aporte de la agricultura familiar campesina, que contribuye con más del 70% de la alimentación del mundo. Exigimos frenar la producción y expansión de los agrocombustibles, que promueven la deforestación, erosión de las tierras, contaminación de las fuentes del agua y aire, y significan una forma de recolonización territorial.

Como expresión de esta estrategia del capital, en los últimos años se han agudizado los procesos de privatización, mercantilización y financiarización de la naturaleza, expresados en los principios de la economía verde, que nos presenta las falsas soluciones a la crisis climática. Algunas de ellas son: Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL), proyectos de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de los bosques (REDD), transgénicos, agrocombustibles, geoingeniería, megaproyectos hidroeléctricos, centrales nucleares, fractura hidráulica (“fracking”), agricultura climáticamente inteligente.

La estrategia del capital pasa también por lo que llamamos arquitectura de la impunidad de las corporaciones transnacionales y gobiernos, a través de los tratados de libre comercio y protección de inversiones, entre otros, que pretenden privatizar servicios esenciales como el agua, la educación, salud y vivienda, y atentan contra los derechos humanos de trabajadores y de los pueblos. La Cumbre de los Pueblos rechaza todas estas estrategias del capital

Como expresamos antes, denunciamos el sistema capitalista-patriarcal que sostiene la opresión y control sobre el cuerpo, el trabajo y la vida de las mujeres, promueve la violencia sexual y la trata, las margina de diversos ámbitos de la vida social y pública. Es necesario transitar hacia otra división social del trabajo, que elimine la subordinación del trabajo femenino, que no invisibilice el trabajo del cuidado –que hace posible la reproducción social– ni lo subordine a los mandatos del mercado. Exigimos un cambio radical que reconozca el trabajo reproductivo como la base de la sustentabilidad humana y de las relaciones entre las personas y comunidades.

Todas las alternativas deben incorporar la perspectiva feminista y promover una relación más justa entre hombres y mujeres.

Abogamos por la promoción de un consumo responsable y no alienado, basado en la adopción de hábitos y pautas de consumo saludables, y de acuerdo con la necesidad humana, no sujeta a la ambición del capital. Un  consumo que no contribuya a la contaminación ambiental ni al cambio climático. Alentamos el uso responsable de los recursos vitales, el reciclado y el manejo sustentable de los residuos sólidos. Nos comprometemos a promover la conciencia ciudadana respecto a las acciones que podemos llevar adelante individual y colectivamente para avanzar hacia un mundo más justo.

Los Estados deben tomar decisiones y medidas inmediatas de protección, conservación o restauración de las cuencas, los ecosistemas, las altas montañas, bofedales, humedales, páramos, estepas, bosques, acuíferos, lagos, ríos, manantiales, zonas marinas costeras, que alimentan a la Madre Tierra. 

Esos ecosistemas y fuentes de agua son afectados por las actividades de las industrias extractivas, como la minera, petrolera, carbonífera y gasífera, por las talas de árboles y el arrojo de desechos, entre otras causas. Se debe garantizar el derecho humano al agua y al saneamiento, en igualdad de condiciones, acceso y salubridad. Esto sólo se puede garantizar con empresas públicas en manos públicas.

La Cumbre de los Pueblos cuestiona la incoherencia del Gobierno peruano en su calidad de presidente de la COP 20. Por las políticas ambientales, laborales y tributarias adoptadas recientemente a favor de la inversión privada –rebajando estándares y regulaciones que afectan derechos colectivos, ambientales y culturales–.  Denunciamos la represión que sufren representantes indígenas, dirigentes sindicales y campesinos, activistas ambientales, así como los hostigamientos a delegaciones que arribaron a la Cumbre de los Pueblos desde diversas regiones del país y el exterior.

La Cumbre de los Pueblos cuestiona la captura corporativa de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático. Las grandes corporaciones transnacionales “acompañan” a los gobiernos en las negociaciones globales para acordar medidas que tienen por único fin limpiar de responsabilidades a los países industrializados por sus emisiones de gases de efecto invernadero y por ser los principales responsables del cambio climático. 

Exigimos que los pagos por servicios de la deuda externa e interna –que ahogan a los pueblos y limitan la capacidad de los Estados para atender necesidades básicas de las poblaciones–, se destinen a hacer frente a la crisis ambiental y climática, porque de ello depende la sobrevivencia de la Humanidad y todas las especies vivas del planeta.

La Cumbre de los Pueblos saluda la movilización comprometida y entusiasta de las decenas de miles de ciudadanos y ciudadanas de todo el mundo que participaron de la Gran Marcha Global en Defensa de la Madre Tierra (10/Dic) en Lima y en otras ciudades del planeta. Esta gran concentración de organizaciones, movimientos y delegaciones del Perú y numerosísimos países es la expresión más clara de la posición de los pueblos a favor de un mundo justo y democrático, que garantice la armonía entre la existencia humana y los derechos de la Naturaleza y la Madre Tierra.

Seguiremos fortaleciendo la articulación de nuestras luchas, de forma activa y permanente en las múltiples movilizaciones del 2015, con un especial momento de activismo en París, Francia, donde se llevará a cabo la COP 21. Desde ya los movimientos sociales del mundo nos preparamos para dar continuidad a las luchas desde nuestros territorios en defensa de la vida, hasta que nuestras exigencias sean atendidas. Seguiremos en lucha hasta cambiar el sistema... No el Clima!

Cumbre de los Pueblos

Lima 11 de diciembre 2014.


http://viacampesina.org/es

jueves, diciembre 18, 2014

(Video) Lima. 15 mil jóvenes rechazan en las calles nuevo régimen laboral juvenil #LeyPulpin


Redacción Mariátegui
18/12/14

Lima.- 15 mil jóvenes se movilizaron por las calles de la capital peruana para rechazar el Nuevo Régimen Laboral Juvenil que fue aprobado por el Ejecutivo y que acaba por completo con los pocos derechos laborales que le qudaban a los trabajadores ocupados entre los 18 y 24 años.


Es decir se recortarán beneficios laborales como CTS, gratificación, asignación familiar, seguro de vida y utilidades.

Durante su recorrido por las calles del Centro de Lima la multitudinaria movilización fue víctima de la represión policial que le impidio el paso a la altura del Parque Universitario, la Policía Nacional montada en sus caballos arremetió contra los manifestantes.




Después del ataque policial los jóvenes de dirigieron por la avenida Wilson y luego por la avenida Arequipa con destino al local del Partido Nacionalista, lugar donde continuó la violencia policial. 


Hasta el cierre de esta nota -medianoche de Lima del jueves 18 de diciembre-, los jóvenes movilizados seguían protestando en la Plaza San Martín y la violencia policial dejaba como saldo alrededor de: 

11 detenidos de la comisaría de Petit Thouars en San Isidro:

-Reynoso Tolentino
-Jairo Sulca Moreno
-Eduardo Takeshi
-Elizban Caballero
-Gerson Aguilar
-Jorge Espinoza Osnayo
-Jordan Gino Bazan
-Wilter Coral Silva
-Jason Jara Santillana
-Rolly Chamorro Veliz 
-Arnold Bernard Quispe

y de 2 heridos, entre ellos Diego Samanamur, fotógrafo independiente, herido en la Av. Arequipa.